Café con Carlos Fuente

Estrenamos la sección “Café con…”

disfrutando de ese café amable y tranquilo de la tarde, con uno de los grandes «maestros» y profesionales del Protocolo de nuestro país, el Doctor Carlos Fuente Lafuente, Director de International School of Event Management and Communication y profesor de las universidades Atlántico Medio y Rey Juan Carlos.

Personalmente, me gusta recordar y agradecer a la vida la oportunidad que me brindó aquel verano de 2012, cuando por mi cabeza rondaba la firme idea de formarme en la profesión de Protocolo y Eventos, que había descubierto algunos años antes “por casualidad”. Anduve buscando las diferentes opciones universitarias, preguntando aquí y allá entre mis amigos y compañeros, para dar con la formación de calidad, rigurosa y factible a mi situación del momento.

Suelo ser firme y obstinada cuando se trata de conseguir lo que estoy segura que quiero conseguir, en mi tierra le llaman a eso “cabezona”. Y por suerte o azar, aquel día conseguí el teléfono de “un tal” Carlos Fuente, sin saber en aquel momento de quién se trataba.

Sin dudarlo y fruto de mi ignorancia, le llamé: “buenas tardes, perdone que le moleste. No nos conocemos. Soy Natalia Caballero, de Granada y quiero ser técnico en protocolo”. No solo me atendió amablemente, sino que me dedicó al teléfono como una hora de su tiempo, me explicó todas las opciones apropiadas a mi situación, me tendió su mano y, hasta hoy, jamás la ha retirado.

Si hubiera sabido que era alguien tan relevante, quizá no hubiera sido capaz de coger el teléfono, pensando que un profesional “tan grande” y con tan poco tiempo que perder, no perdería demasiado conmigo, con una “pequeña persona” que “no era nadie”. Pero él me ha enseñado que “los más grandes” son los que suman a sus logros y talentos profesionales, la humildad y la sencillez. Gracias maestro.

 

 Carlos Fuente Lafuente, imagen extraída de abc.com

 

Carlos Fuente Lafuente

Todo un referente para profesionales del sector, con 40 años de experiencia a sus espaldas. Por citar solo una ínfima parte de su currículum, el Dr. Fuente ha sido Director de Protocolo de los Premios Príncipe de Asturias, hoy Princesa de Asturias (1997-2013), habiendo ocupado previamente, en 1981, el cargo de segundo jefe de Protocolo. Fundador y Presidente de la Escuela Internacional de Protocolo (1994-2010) o Director desde 2005 y hasta 2016 de todas las titulaciones superiores y de postgrado de Protocolo y Organización de Eventos de la Universidad Camilo José Cela y desde 1998 hasta 2010 de los correspondientes a la Universidad Miguel Hernández (más de 30 titulaciones de Diplomado o Titulación Superior -entre 2 a 4 años, según los casos-, Experto, Especialista y Master). Presidente y fundador de la Organización Internacional de Ceremonial y Protocolo (2001-2009).

Con un gran número de libros publicados, así como manuales académicos y artículos de investigación, ha sido distinguido con el Premio Internacional de Protocolo a la mejor trayectoria, concedido por la Organización Internacional de Ceremonial y Protocolo y la Asociación Española de Protocolo (2008), Huésped distinguido de la Ciudad de Guadalajara, entregado por el Presidente Municipal el 27 de febrero de 2015, Colar do Mérito do Cerimonial Brasileiro, otorgado por el Comité Nacional de Ceremonial Público de Brasil (2003), Cruz al Mérito Civil por el Gobierno de España, a través del Ministerio de Asuntos Exteriores (1997) y Premio Protocolo de la Asociación de Relaciones Públicas de Asturias (2004).

 

de izquierda a derecha: Presidente de la AEP Juan Ángel Gato,  Gloria Campos García de Quevedo, Doctora en Publicidad y Relaciones Públicas y directora de ISEMCO junto con Carlos Fuente

 

Hace tan solo unos días -el pasado jueves día 21-, la Asociación Española de Protocolo (AEP) le ha otorgado la Medalla al Mérito en Protocolo, durante las X Jornadas Nacionales de Protocolo y con motivo de la clausura de las diferentes actividades organizadas como celebración del 25 aniversario de la misma.

 

entrega de la Medalla al Mérito de Protocolo por el Vicepresidente de la AEP, Ramón Peche

 

Carlos, ¿qué supone para ti haber sido distinguido con esta Medalla al Mérito en Protocolo?

La entrega de esta distinción por parte de la Asociación Española de Protocolo, en la que se integran numerosos profesionales colegas, supone, por una parte, una alto honor y, por otra, una amplia responsabilidad. El honor de saber que tus compañeros premian la labor que has realizado desde hace más de 40 años en el ámbito de protocolo de organización de eventos, en el impulso por la profesionalización del sector y la formación de sus técnicos y responsables, el reconocimiento de los estudios oficiales de Grado y Posgrado, y la ardua labor de divulgación realizada hasta el momento.

Pero por otra lado, es también una responsabilidad porque supone aceptar sin condiciones que hemos de seguir trabajando en beneficio de una profesión no siempre bien entendido pero que es necesaria en la sociedad global de la comunicación.

¿Cómo crees que el protocolo ha evolucionado en los últimos años en el ámbito institucional?

El protocolo en el ámbito oficial comenzó a evolucionar de forma notoria hace quince años, cuando comenzó a entenderse como algo más que la mera aplicación de la normativa y las costumbres, y que formaba parte de la estrategia global de la comunicación de una institución pública. Cuando eso comenzó a entenderse los eventos oficiales comenzaron a repensarse, a evolucionarlos y a transformarse en nuevos formatos más próximos, más sólidos, más realistas y próximos y con un alto sentido del mensaje. En este sentido, pienso que quienes nos hemos dedicado a la formación en este tiempo hemos contribuido mucho a trasladar esa necesidad de actualizar el protocolo oficial para no quedarnos desfasados con respecto a las necesidades de los ciudadanos y sus representantes. Queda ahora un paso más que hay que dar: la incorporación de tecnologías más innovadoras y la asunción de las exigencias que requieren la comunicación y el marketing digital aplicado al ámbito de las entidades políticas y sus autoridades. Debe ya incorporarse la inteligencia artificial y todas sus herramientas a los nuevos eventos oficiales.

¿Pueden sobrevivir los eventos sin el protocolo? ¿O son dos disciplinas indisolubles?

No puede sobrevivir el uno sin el otro. Siendo cuestiones claramente diferentes, todo evento tiene un protocolo, aunque en el mundo de lo privado asuste hablar de él porque se asocia al ámbito oficial y de las altas autoridades. Pero eso es un grave error. Y los técnicos de protocolo oficial saben perfectamente que con la normativa, el protocolo de Estado solo, no se pueden sacar adelante los eventos. Que hay más cosas y muchas más importantes que el propio protocolo. Aunque si somos puritanos el protocolo se vincula a la norma o la costumbre de obligado cumplimiento, lo cierto es que profesionalmente hacer protocolo es hacer eventos aplicando las normas o procedimientos que afectan a cada sector.

¿Qué evolución consideras que ha tenido la industria de eventos en nuestro país en los últimos años?

La industria de los eventos en España está muy avanzada y ha progresado de forma espectacular desde los acontecimientos del año 1992 (Expo Sevilla, Juegos de Barcelona, Madrid Capital Mundial de la Cultura) y otras citas de ámbito internacional y nacional. Las empresas son muy consciente de la necesidad de potenciar una comunicación 360 (o global) que incluya los eventos como un factor imprescindible. Precisan sus directivos del “face to face”, de eventos que generen emociones, experiencias o de protagonizar una comunicación en vivo. Para ello han tenido que apostar por eventos muy innovadores, capaces de alcanzar objetivos prácticamente imposibles de conseguir por otras vías. Los eventos hoy, con la incorporación de las nuevas tecnologías y las herramientas que faciliten la conectividad entre sus públicos han obligado a tener que evolucionar radicalmente el mercado de los eventos. Aunque son muchos los formatos de eventos, todos ellos persiguen fundamentalmente la consecución de unos objetivos concreto y el retorno adecuado a la inversión realizado a través de ellos. De esta evolución da buena cuenta el alto nivel de la industria de eventos en España, que factura y mueve casi un 8 por ciento de Producto Interior Bruto y que se consolida como país de referencia de destino para albergar eventos de grandes empresas de todo el mundo. Para muchas empresas gastarse medio millón o dos millones de euros no es un gasto como tal, sino una inversión que debe transformarse en beneficios medibles. Y también da buena cuenta la salud de las agencias, su potencialidad y su buena imagen internacional, estando varias agencias entre las más importantes del mundo. Únicamente ahora están reclamando expertos en creatividad, organización, producción y responsables de cuentas, no sólo con experiencia e idiomas sino conocedores del entorno digital y de la inteligencia artificial para aplicarlo a sus organizaciones. Un perfil de profesional que responda a estas exigencias tiene una plaza garantizada y bien pagada.

A menudo encontramos titulares en los medios de comunicación del tipo a “se ha roto el protocolo” o “se ha saltado el protocolo” por haber vestido de tal manera o situaciones similares, que nada tienen que ver con el protocolo. Como periodista ¿qué crees que puede hacer el colectivo de Protocolo para conseguir trasladar a los medios la realidad y dejar de leer estos titulares?

Es difícil resolver la cuestión y creo que se resolverá poco a poco con el tiempo si vamos advirtiendo de lo que es y no es protocolo y damos fuerza realmente a la importante función de esa profesión llamada protocolo y organización de eventos. Los periodistas buscan titulares sencillos que permitan enganchar o contar en pocas palabras lo que más les llama la atención. Por eso gustan mucho de utilizar esas expresiones. Pero está claro que saltarse el protocolo no es actuar con naturalidad, porque eso en sí también es protocolo. Poco a poco iremos avanzando y no debemos cabrearnos en exceso porque somos una profesión reconocida desde hace muy poco tiempo aunque existe desde que el mono dejó de ser mono para convertirse en hombre/mujer. Paciencia y firmeza.

Como Director de ISEMCO, ¿cómo ves el futuro profesional de tus alumnos? Los datos hablan de una industria en crecimiento.

Personalmente soy muy optimista aunque al mismo tiempo realista. Los datos que  salen de las auditorías que encargamos para ISEMCO revelan que el porcentaje de alumnos que acceden a un contrato laboral (con salario aceptable en función a la antigüedad y responsabilidad) alcanza el 67 por ciento. Estos estudios se realizan entre nuestros ex alumnos seis meses después de acabar sus estudios y durante el año siguiente. Por otra parte, cada día es mayor el número de empresas e instituciones que se dirigen a nosotros solicitando perfiles de alumnos para contratar. Como los planes de formación que se imparten desde los pocos centros especializados que realmente hay en España (que garantizan realmente un buen nivel de preparación) no daban respuesta completa a la totalidad de las necesidades actuales, desde ISEMCO hemos tenido que actualizar nuestro programas e implementarlos para dar cabida a la preparación en esas nuevas competencias. Desde que lo hemos hecho notamos claramente la satisfacción general del sector. Decía que teníamos que ser realistas y lo cierto es que la obtención de un título de grado universitario o un máster hoy por hoy no garantizan el acceso a la profesión, salvo que se cursen en centros muy especializados y con el profesorado adecuado. Desgraciadamente observamos que numerosas universidades y centros cuentan con un claustro de profesores con porcentajes muy escasos de buenos profesionales  en ejercicio y con acreditada experiencia para formar. En ISEMCO nos hemos preocupado mucho de esto y los resultados ahí están.

¿Qué dirías que diferencia los estudios en materia de Protocolo y Eventos en el Grado y Máster de ISEMCO, tanto oficiales universitarios como títulos propios de la universidad? ¿Cuáles son los valores diferenciales o añadidos con respecto a otros centros universitarios?

Como bien apuntan los rectores integrados en la CRUE, los grados en España deben redireccionarse conforme fueron concebidos en su día cuando se puso en marcha el Plan Bolonia. Es decir, deben servir para formar la base intelectual y crítica de un alumno en el entorno de la profesión para la que se prepara. En cambio los másteres deben avanzar claramente hacia la especialización y la profesionalización. Nosotros estamos trabajando desde hace años en esa línea, y estamos ya preparados para esa necesaria adaptación. De nada sirve enseñar en tres o cuatro años las técnicas de un oficio si no somos capaces de formar personas en otros valores que van a ser fundamentales para el éxito laboral, como la capacidad de liderar, emprender, tener sentido crítico, generar creatividad, conocimiento global, entender el mundo en el que vivimos, las herramientas positivas de relación y un largo etcétera de competencias que van más allá de saber organizar un evento o aplicar un protocolo adecuado.

 

 

Hasta aquí ha llegado este café de lujo para estrenar la sección de entrevistas. Por mi parte, podría seguir durante horas charlando y sobre todo, escuchando a Carlos, pero ni tanta cafeína va a ser buena, ni tenemos la intención de hacer un post épico. Si tuviésemos que elegir una frase a modo de titular, sin duda sería:

«…hacer protocolo es hacer eventos» Carlos Fuente

Muchas gracias por tu tiempo y por compartirte con nosotros, Carlos. Porque ya sea en un aula o tomando algo, siempre se aprende de ti, fruto de tu carácter generoso y tu vocación docente.

Ha sido un auténtico placer.

Gracias por vuestro tiempo, amig@s. Esperamos que hayáis disfrutado del rincón cafetero y esperamos vuestros comentarios

¡Nos leemos pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *