Eventos con “piel de gallina”

 

Si tienes curiosidad por conocer cuál es la clave del éxito en un evento, tenemos que darte una buena noticia: son las emociones

Con esto no estamos diciendo que solo con que le hagas sentir algo a tu público – sea lo que sea-, ya tienes ganada la Champions League de los eventos. Es muy obvio que siempre estamos sintiendo cosas… hay que esforzarse un poquito más, ir un poco más allá de lo fácil.

Los ingredientes de un evento de éxito pasan por dominar las técnicas audiovisuales, escenográficas, de producción…, es de vital importancia tener una buena formación específica, aplicar un buen protocolo, una gestión eficaz del presupuesto y un magnífico plan de comunicación.

A todo eso, súmale experiencia y ganas.

Pero hay un ingrediente que es mágico porque puede lograr resultados que son dignos del poder de una varita mágica: hacer sentir a tu público, emocionarlo, poner el vello de punta, que sienta cómo sus emociones tienen que salir en explosión a través de sus ojos, de su sonrisa, de su piel, de su cuerpo…

Estudios científicos han demostrado que los impactos sensoriales actúan como anclaje en la memoria para hacer de ese recuerdo agradable, uno más perdurable en nuestro almacén interno de recuerdos para no olvidar.

El ser humano recuerda bastante mejor los momentos que ha vivido en los que ha sido parte implicada; y eso ocurre porque ha sentido cosas. El profesor de negocios internacionales del Dpto. de Marketing de la Columbia Business School, Bernd H. Schmitt, es conocido por sus investigaciones sobre la experiencia del cliente feliz. En su libro “Customer Experience Management” nos cuenta que podemos recordar el 1% de lo que tocamos, el 2% de lo que escuchamos, el 5% de lo que vemos, el 15% de lo que degustamos y nada menos que el 35% de lo que olemos.

 

El mejor ejemplo de ello y que no hace falta remitirse a ningún estudio científico, porque todos lo hemos comprobado por nosotros mismos; es sin duda, cuando percibimos un olor que inmediatamente nos transporta desde la trastienda de nuestra memoria, al momento justo de nuestro pasado cuando lo sentimos, hayan pasado los años que hayan pasado. A mí me ocurre con las croquetas, no con todas, ni todas las veces, pero hay una receta muy concreta con su olor correspondiente, que me transporta directamente al comedor de mi colegio cuando tenía 6 años y mi hermana mayor era la ayudante de la cocinera. Me encantaba sentarme a la mesa sabiendo que tras cada plato andaba el cariño de mi hermana Aurora.

No hay duda alguna, en que aquello que nos ha hecho sentir y emocionar, aquello que nos ha puesto “la piel de gallina”, que nos ha provocado risas o lágrimas; en definitiva, que nos ha hecho felices; queremos recordarlo, queremos compartirlo y queremos repetirlo.

Así que haz que tu público pase de ser un mero asistente, a un auténtico participante de tu evento. No se trata de entretenerlo, sino de involucrarlo. No se trata de hacer, sino de convencer. El evento es una de las más potentes herramientas de comunicación a tu alcance y precisamente lo es, porque es en vivo. Hazle emocionar, hazle sentir, que sea parte activa de cuanto ocurre, sorpréndelo… Y entonces se habrá producido la magia: saldrá a la calle contando a todo el mundo, el magnífico evento al que ha asistido.

Para ello, solo tienes que “sentir” para “hacer sentir”, porque en lo más básico, todos nosotros somos iguales, queremos lo mismo y nos emocionan casi las mismas cosas.

Somos creadores de experiencias por diversión y organizadores de eventos por pasión.

Gracias por tu tiempo. Nos “leemos” en breve

6 comentarios sobre “Eventos con “piel de gallina”

  1. Tú haces q se ponga la piel de gallina porque tú mientras lo escribes o lo realizas tienes TÚ PIEL DE GALLINA. Ese es el mejor condimento para q un evento jamás sea olvidado

    1. En #BodasConAlmaPropia sabéis mucho y bien de sentir. Gracias amiga. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *